Alumno Ayudante

Pureza  de María y  la figura del  Alumno Ayudante

 

La figura del alumno ayudante es una oportunidad para desarrollar una mejor convivencia escolar.

 

27 alumnos voluntarios de Secundaria y Bachillerato, escogidos por sus propios compañeros de clase, fueron de formación a Ullastrell, el pasado viernes 9 de noviembre. El perfil de estos alumnos tiene unas características esenciales:

• Escuchar a los demás
• Ayudar a resolver problemas
• Acoger a los nuevos alumnos
• Animar ante las dificultades
• Acompañar a los que se encuentran solos
• Detectar posibles conflictos
• Informar de los recursos para resolver problemas

Durante esta formación se trabajó el Rol de ayuda, habilidades de comunicación (asertividad), escucha activa, empatía, conflicto y mediación, para tener diferentes recursos ante las adversidades de la convivencia. Se trabajó mediante dinámicas de grupo, charlas y puesta en común de las experiencias propias dentro del ámbito escolar.

Dicha jornada tiene el objetivo de proporcionar a los alumnos los recursos para que puedan orientar a sus compañeros, o tomar la decisión en la resolución de conflictos.

Nuestros alumnos nos cuentan cómo lo vivieron:

“Conocer e interactuar con otros AA.AA ha sido gratificante” Marina Moreno

“En mi opinión hacer esa excursión a Monte Alberta merece la pena y es necesario para tener claro el papel del Alumno Ayudante” Enrique Claverol

“Me gustó formar parte de este proyecto común” Ana Fondevila

“Con esta experiencia me he dado cuenta que con pequeños detalles puedes hacer grandes cambios“ Edith Ferrer

• “Fue muy divertido y aprendimos mucho para ser mejores en nuestra tarea” Gabriel Martínez

“Me encantó la experiencia: fue inspiradora, tranquilizadora, divertida gracias a las actividades y entretenida ya que aprendías cosas muy interesantes sobre psicología” Nicolás Pérez Fernández

 

Sin comentarios

Publicar un comentario